10 herramientas muy útiles para Desarrolladores Web
2013-05-25
aplicaciones móviles
8 consejos para crear la aplicación móvil de su empresa
2017-10-25
Show all

Los detalles: Un gran reto para un desarrollador

Decidí crear esta entrada para destacar una labor que a menudo a nosotros los desarrolladores se nos dificulta, ya que desafortunadamente estamos acostumbrados a pensar sólo en la correcta ejecución y optimización de las tareas de una aplicación y dejar a un lado o “para lo último” la correcta y agradable visualización de nuestro producto final.

En cada proyecto existe una fase de diseño la cual cuenta con un gran esfuerzo e inversión de tiempo valioso por parte de los creativos, UX e incluso nosotros como ingenieros en la creación de mockups y estrategias que permitan al usuario tener una buena experiencia. De ahí se desprenden muchos detalles, detalles que a menudo a nosotros “se nos pasan” o que simplemente omitimos y lo hacemos porque creemos que son innecesarios o que tal vez son un capricho mas de los diseñadores, lo cual es un “herror” gigante, porque así como abrimos los ojos al ver la palabra “error” mal escrita, las personas expertas en diseño también se asombran al notar que esos detalles faltan.

Algún día una excelente diseñadora a quien admiro mucho @catitaconteste, al mostrarle emocionadamente un proyecto desarrollado por mi, me dijo: “Tu de diseño sabes poco, pero ahí lo vas aprendiendo…”. Y me di cuenta que aunque me rompió el corazón, tenía toda la razón, no sabía nada de diseño, pero que cada día iba aprendiendo sobre el tema y me daba cuenta que era una habilidad que diariamente iba desarrollando. En ese camino me fui apoyando en los siguientes tips que me han ayudado a tener en cuenta esos detalles para que al finalizar un proyecto tanto nuestro compañero diseñador como nuestro cliente queden satisfechos.

Preparar un buen entorno de desarrollo es uno de los mejores comienzos, crear unas bases firmes y organizadas que nos permitan saber en donde se encuentra cada uno de los elementos que hemos creado y que luego editaremos si algo nos faltó. Para esto podremos utilizar un buen y sofisticado editor de texto o mejor aun, un IDE que nos facilite esta tarea.

Iniciemos con los detalles, ya que uno de nuestros mayores errores es dejarlos para el final. No hay nada mejor que iniciar una pequeña sección de nuestro proyecto y que al finalizarla ver que se encuentra igual al diseño inicial sin haber terminado todo el proyecto, es una buena práctica ya que al terminar y realizar una verificación no tendremos tantos detalles que arreglar.

Mejorar y renovar técnicas. En un proyecto web la mayor parte de la apariencia y animación de elementos se basa en CSS y Javascript, y qué mejor que la búsqueda e implementación de nuevas herramientas, trucos y tips que nos ayuden a dar siempre un plus en la presentación de cada detalle. Para esto debemos estar siempre al tanto de las novedades de nuestro entorno, tanto en diseño como en desarrollo y existen muchos portales que nos proveen esta información como smashingmagazine y codevisually.

Verifiquemos cada pixel. Afortunadamente para nuestro mundo de desarrollo se han creado varias herramientas que nos facilitan la vida y a medida que vamos desarrollando podemos utilizar verificadores de color, reglas de pixel en nuestro navegador e incluso por $5 podemos usar herramientas como esta, para superponer imágenes con transparencias sobre cualquier navegador y así comparar el diseño inicial contra nuestro desarrollo.

Enfocarse en la compatibilidad. Para nadie es un secreto que en algunos navegadores debemos manejar ciertos elementos que en otros no y más en un dolor de cabeza como IE, sin embargo herramientas como Prefix o Modernizr nos permiten mejorar la calidad visual en todos los navegadores, además herramientas de visualización y testeo como Spoon suelen aportar también a una buena presentación.

Tomarse un buen tiempo para una exhaustiva revisión suele ser el mejor consejo, antes de presentar nuestro trabajo, por respeto a nuestros compañeros, jefes o clientes, pero sobre todo por nosotros mismos, ya que estamos mostrando lo que realmente sabemos hacer y en lo que se supone somos expertos. Luego de nuestra propia revisión, robarle 10 minutos al diseñador no está de más y si puedes realizar los cambios en el momento en que él se encuentra ahí sería aún mejor, si no, toma nota de cada uno de los ajustes y sobre todo, ten mucha paciencia!!!

Debemos tener en cuenta que nuestro objetivo es ser mejores cada día y qué mejor carta de presentación que nuestros proyectos, por pequeños que sean requieren de nuestro tiempo y dedicación, y aún más importante, debemos saber que existen personas utilizándolos y que no hay nada mejor que una herramienta que sea muy funcional y a la vez que cuente con una excelente calidad visual.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *